Miedo al éxito: ¿Qué sucederá si tienes éxito?


A veces te encuentras con un objetivo que crees que deberías alcanzar, pero parece que no estás tomando las medidas necesarias para alcanzarlo. Realmente no tienes miedo al fracaso o al rechazo, el camino hacia la meta parece lo suficientemente claro e incluso puede ser un desafío interesante, y de vez en cuando haces algún progreso. Pero la mayoría de las veces parece que no puedes ser productivo, y no estás seguro de por qué. Esto sucede a menudo con objetivos a largo plazo que requieren una acción intermitente, como perder peso o hacer la transición para comenzar un nuevo negocio y, finalmente, renunciar a tu trabajo.

Una pregunta que he encontrado útil en estas situaciones es esta: ¿qué sucederá si tienes éxito? Olvídate de lo que esperas que suceda o de lo que temes que pueda suceder, pero considera de manera realista lo que probablemente sucederá. Entonces cuando logres tu objetivo. ¿Qué? ¿Qué más cambiará?

No estoy hablando de dar una respuesta superficial de 5 segundos, como "Si pierdo peso, estaré delgado". Dedica al menos 15-30 minutos para pensar en cómo cambiará realmente tu vida una vez que logres tu objetivo. A menudo hay efectos secundarios inesperados de los que puedes no ser consciente, pero inconscientemente pueden ser suficientes para evitar que tomes acción. Por ejemplo, si pierdes mucho peso, estos son algunos de los posibles efectos secundarios: las personas lo notarán y comentarán al respecto, otras personas te pedirán consejos sobre la dieta, puedes sentir que necesitas continuar con un cambio permanente en el estilo de vida para mantenerte tu nuevo peso, es posible que necesites comprar ropa nueva, puedes volverte más atractivo para los demás y, por lo tanto, tener más encuentros sociales (deseados o no deseados), tus amigos con sobrepeso pueden ponerse celosos, tu familia puede resistirse a tus cambios, puedes sentirte estresado sobre si serás capaz de mantener el peso, puedes preocuparte por la pérdida de tus alimentos favoritos de tu dieta, y así sucesivamente.

Es raro que al cumplir un objetivo todo sea color de rosas. El éxito requiere de un cambio, y el cambio tiene consecuencias tanto positivas como negativas. A menudo, mientras las personas afirman querer tener éxito en algo, la realidad es que, para ellos, los aspectos negativos superan a los positivos. Pero una forma de superar este problema es pensar en cuáles son esos aspectos negativos y luego desarmarlos uno por uno. Desarmar un efecto secundario negativo podría significar descubrir cómo eliminarlo por completo, o podría significar simplemente aceptarlo y aprender a vivir con él.

Sin duda es útil enfocarse en el lado positivo de una meta. Pero no olvides hacer una encuesta ocasional del lado oscuro y aceptar que también tendrás que lidiar con eso.

A diferencia del miedo al fracaso y el miedo al rechazo, el miedo al éxito puede ser mucho más insidioso porque casi siempre es inconsciente. El problema no es el miedo al éxito en sí mismo, sino el miedo a los efectos secundarios del éxito, muchos de los cuales pueden ser realmente no deseados. Los miedos que nunca se evalúan conscientemente tienden a fortalecerse. La razón es el simple condicionamiento conductual: cuando evitas algo que temes (ya sea consciente o inconscientemente), refuerzas automáticamente el comportamiento de evasión. Entonces, cuando (incluso sin saberlo) evitas trabajar en tu objetivo debido al miedo a un efecto secundario del éxito, en realidad estás reforzando el hábito de la dilación, por lo que a medida que pasa el tiempo, se vuelve cada vez más difícil tomar medidas. ¡Insidioso!

Preguntando: "¿Qué pasará si tengo éxito?" puede resolver este problema porque enfoca tu atención consciente en esos miedos. El miedo tiende a encogerse bajo un examen directo, lo que facilita la acción. Cuando digo que el miedo se encoge, otra forma de afirmar esto es que el condicionamiento conductual subconsciente se debilita bajo un escrutinio consciente. Sé que a algunas personas no les gusta la palabra "miedo" con respecto a su propio comportamiento; si fuese el caso no te obsesiones con la palabra; llámalo "comportamiento de evasión" si eso es más de tu agrado.

Un beneficio adicional es que también se pueden idear soluciones inteligentes una vez que estás consciente del miedo, algunos de los cuales pueden ser señales válidas de problemas no resueltos. Por ejemplo, volviendo al ejemplo de pérdida de peso, si pierdes mucho peso, probablemente necesitarás ropa nueva. Y si no tienes el dinero para comprar ropa nueva, entonces ese es un problema real que deberás resolver (a menos que no te importe usar atuendos demasiado grandes). Si no se reconoce, incluso un problema simple como este puede ser suficiente para sabotear inconscientemente el logro de tu objetivo. Pero una vez que examinas la situación conscientemente y encuentras una forma de lidiar con ella por adelantado, estás enviando un mensaje a tu subconsciente de que no necesita temer este problema porque tienes una forma práctica de resolverlo.

Ahora consideremos el lado opuesto. Supongamos que preguntas: "¿Qué pasará si tengo éxito?" y al considerar todos los efectos secundarios, te das cuenta de que en realidad no quieres alcanzar el objetivo. Los efectos negativos superan a los positivos. Yo me topé con esto cuando hice un plan para hacer crecer mi negocio de videojuegos, que no parecía progresar tanto como quería. Cuando hice esta pregunta mágica, me di cuenta de que realmente no quería lograr el objetivo por todos sus efectos secundarios; lo que realmente quería era escribir y hablar a tiempo completo, y desarrollar mi negocio de videojuegos realmente me llevaría más lejos de ese objetivo, que para mi era más importante. Hacer crecer mi negocio de videojuegos parecía un objetivo que debería desear, pero cuando realmente pensé en dónde estaría si lograba ese objetivo, me di cuenta de que no sería el éxito que realmente quería. Darme cuenta fue difícil para mí... reconocer que mi escalera de éxito original ahora estaba apoyada en el edificio equivocado. Así que tuve que "desarmar" ese objetivo una vez que realmente entendí las probables consecuencias de lograrlo.

Incluso ahora, cuando establezco metas en la dirección de escribir y hablar como mi nueva carrera, reconozco que hay grandes efectos secundarios. Simplemente no tengo el ancho de banda mental para dos carreras de tiempo completo. Uno de los efectos secundarios más difíciles para mí fue dejar ir las metas y los sueños que tenía para mi negocio de videojuegos. Todas esas ideas creativas para nuevos videojuegos que nunca se llevarán a cabo... y los jugadores que nunca los experimentarán... Pero para mi esto no se compara con lo que sucederá cuando tenga éxito en mi nueva carrera. Crear un nuevo videojuego que desafíe, entretenga e inspire a las personas es maravilloso; sin embargo, poder ayudar a las personas a crecer me satisface aún más. Encontré un proceso muy esclarecedor para revisar todos estos efectos secundarios uno por uno.

¿Qué pasará si tienes éxito? Si pierdes peso... consigues la cita ... ganas la promoción ... comienzas el negocio... quedas embarazada... dejas de fumar... te conviertes en millonario ... ¿te esfuerzas más?

mail_outline